Elche CF, la leyenda (por antoga)

Elche CF, la leyenda (por antoga)

Notapor Quirant » Vie Dic 16, 2011 10:55 pm

Elche CF, la leyenda

por antoga



Era sé una vez, allá por los años 20, y más concretamente en el año 1923 nació en un pequeño portal en la más bella de las ciudades de España situada al Este de esta y al sur de su comunidad autónoma, rodeado de palmeras, de luz y de fuego, un pequeño niño, hijo de la Virgen de la Asunción y de San Agatángelo. Y allí en su pesebre era admirado por decenas de seguidores mientras que un soldado guardacostas llamado Francesc Cantó le traía regalos al pequeño niño. Este niño ilicitano era proclamado por la gran dama ibérica como el mesías, aquel niño que se convertiría en un noble caballero y que batalla tras batalla lograría grandes gestas y daría alegría y felicidad a sus paisanos y allegados.

Era un niño muy adelantado, vestía ropas blancas en sus comienzos hasta que un poco más tarde incorporó una franja verde. Fue primeramente inscrito a la orden de la federación valenciana y en sus dos primeros años ya comenzaba a caminar y fue tan rápida su adaptación al mundo de las batallas que se inició en el arte de las batallas con sólo dos años y peleó en distintos campos de batalla como el Cementerio, El Clot y el Don Jeremías, hasta que sus padres le compraron en 1926 un campo para él, donde poder pelear y defender sus colores, su escudo real y su bandera. A este campo lo llamó Altabix y fue su casa durante más de 50 años.
En 1928 el pequeño caballero abandonó la orden de la federación valenciana y marchó a la de Murcia, aunque años más tarde regresaría nuevamente a instaurarse en la valenciana. Nuestro pequeño luchaba en batallas de tercera y luchaba por ascender a más altas categorías bélicas. Allí en tercera era un gran guerrero, uno de los poderosos y siempre estaba en los puestos altos logrando ascensos a la segunda categoría donde le era más difícil aguantar debido a su joven edad y su aún endeblez infancia, así que volvía a caer a la tercera. Pero poco a poco aquel jovencísimo caballero lograba tener más adeptos, cada vez le seguía más gente, su pueblo se identificaba con él y le apoyaban cada vez en sus batallas.

En 1953 el joven hidalgo empezó a pasar hambre, había empobrecido, su trabajo no le daba suficiente sustento y sus problemas económicos era graves, pero un grupo de amigos de él, se unieron y trabajaron juntos para ayudarle y no dejarle morir, y así crearon la cooperativa que gracias a ella dieron un soplo de aire al joven para que siguiera luchando en pro de su ciudad. Años después el caballero encontró a un hombre y tras tener una charla con él lo convirtió en su consejero real para que le aconsejara y le guiara en este duro mundo de batallas. Este consejero se hacía llamar Esquitino, era un hombre con mucha ambición y veía en el joven caballero una gran promesa y quería hacer de él el más grande caballero de España. Lo primero que hizo fue contratarle un entrenador personal que fue Cesar Rodríguez y este aceptó y llevó al joven a la división de plata con mucha superioridad.

Nuestro joven hidalgo año a año iba aprendiendo, iba mejorando y las decenas de seguidores se convirtieron en cientos, cada vez tenía más repercusión en toda España donde era conocido como el caballero franjiverde. La gente de su pueblo le pedía entusiasmada más y más, ya era suficientemente fuerte y sabio y tenía la suficiente experiencia en el campo de batalla como para intentar lograr el gran ascenso a la categoría de Oro y ser así un auténtico caballero. Y para entonces llegó el 19 de abril de 1959, aquel gran día el joven derrotó en una isla fuera de la península a un caballero llamado “tete” y ascendió a la máxima categoría. Ese era su lugar y su destino, lo había logrado, se proclamó noble caballero de la real corte de España. Sus seguidores ya se contaban por miles, toda España hablaba de él, se había ganado el honor y el reconocimiento de su pueblo, su gente y el mundo de las armas en general. Él ahora sí, noble caballero luchó sin compasión en la máxima categoría y durante muchos años aguantó en ella como uno de los caballeros más reconocidos. Y durante uno de esos años tuvo lugar una gran batalla, la que sería una de las batallas más importantes de ese gran guerrero, fue el 15 de junio de 1969 en la capital Española se jugaba una, la batalla del generalísimo contra un fuerte oponente vasco. Hasta la capital española se desplazaron miles de fieles seguidores del “franjiverde” el estadio estaba a rebosar y la batalla no tuvo tregua. Al final tristemente el guerrero vasco venció mínimamente y se llevó la victoria.

Y pasaron los años, y la gente seguía disfrutando de las gestas de aquel caballero franjiverde, 12 años seguidos en la máxima categoría luchando en los mejores campos de batalla de España hasta que desgraciadamente en 1971 el noble caballero fruto de un mal año, de penurias y desastres no pudo soportar la losa de las batallas y cayó a la segunda categoría nuevamente. Pero no se dio por vencido, y cambio de consejero, esta vez apostó por otro hombre de confianza, Martínez Valero y este no solo fue su ayudante y consejero sino su gran amigo y en agradecimiento, nuestro caballero hizo llamar a su nueva casa con el nombre de este: Manuel Martínez Valero. Su agradecimiento no fue en vano ya que de la mano de Valero, el caballero franjiverde volvió a tener grandes gestas en la 2º categoría y aunque se llevo duros traspiés en batallas por el ascenso como la que se jugó contra un guerrero de Oviedo llamado Lombardía, al año siguiente logró nuevamente el regreso a donde pertenecía, a la primera categoría.

Pero en el 78 volvió a caer a la segunda y en la época de los 80 fue un periodo de transición en la vida del caballero franjiverde. Victorias y derrotas, cal y arena, luz y sombra así fue esta época donde se vivieron tristezas y alegrías en forma de 2 nuevos ascensos. Pero lo peor estaba por venir, llegaron los 90 y ese primer año de la década nuestro caballero cayó en el pozo de las derrotas y la desesperación y no pudo evitar la caída a la 2º división B. A partir de ahí todo fue de mal en peor, envejecido, desnutrido, pobre, desmejorado aquel bello caballero de buena talla se había convertido en un pobre pordiosero mediocre que apenas presentaba batalla en sus enfrentamientos y que tocó fondo cayendo a la Tercera división. Pero he aquí donde apareció su verdadero espíritu, un caballero como él, destinado a pasear el nombre de su ciudad alrededor de España entera, no podía morir, no podía acabar así, no podía dejar tantas esperanzas e ilusiones de la gente que le apoyaba allá donde iba. Y así de inmediato se puso a entrenarse más duramente que nunca, quería volver a ser el que era, quería volver a su verdadero lugar y quería seguir haciendo felices a tanta y tanta gente. Sufrió en ese infierno pero se preparó como nunca y así volvió a nacer nuevamente y a seguir forjando su leyenda. Logró ir recuperando categorías con un empuje brutal, con ansia de ganar hasta que se plantó nuevamente en segunda división. La ciudad volvió a salir en masa a las calles, volvió la ilusión, la alegría y la esperanza de volver a vivir esos años de batallas en la primera división.
Fueron muchos, muchísimos años donde nuestro caballero reconvertido en guerrero, peleó en segunda, batalla tras batalla, años tras año, el ascenso no llegaba pero no bajaba los brazos, la historia de su vida le había enseñado a no rendirse, a ser humilde y trabajador y a pelear contra quien fuera, dar la cara y si hacía falta la vida por el escudo que llevaba en sus ropajes franjiverdes. La mayor de las fatalidades llegó en el 2011, era junio y nuestro caballero consiguió hacer que una sola ciudad gritara y clamara un nombre, el de él. Se lleno el estadio hasta la bandera, España entera vio la batalla por la tele, en el campo, en los periódicos en todos los medios de comunicación los cuales hablaban de mala fe contra nuestro guerrero aclamando su suciedad en el campo y sus malas artes, pero se equivocaban, no eran malas artes ni nada, sólo querían desprestigiarlo. Desde el bando contrario también maldecían al caballero y así se presentó la batalla final. Nuestro caballero apoyado por miles de fieles se dejaron el alma animando con cada golpe de su espada, pero el rival se protegió con su escudo arbitral y ganó a los puntos, que no al K.O a nuestro caballero. Y la tristeza se apoderó de él y de su ciudad e hinchada, pero ese día volvió por sus fueros, alzó la cabeza y con orgullo siguió y seguirá luchando. Ese pequeño niño que pasó a hidalgo y se convirtió en caballero y que ahora transformado en guerrero lucha con sus colores franjiverdes se llamaba ELCHE C.F y aquí no acaba su leyenda, porque es más que un guerrero, es un sentimiento, y gracias a las miles de almas ilicitanas que lo animarán siempre y nunca lo dejarán morir, él, ELCHE CF será eterno.

Imagen
El capitán, el que más veces ha defendido la elástica franjiverde
Avatar de Usuario
Quirant
Moderador
Moderador
 
Mensajes: 1347
Registrado: Sab Ago 09, 2003 10:55 pm
Ubicación: Elx

Anuncio

Re: Elche CF, la leyenda (por antoga)

Notapor Punto Deportivo » Sab Dic 17, 2011 7:14 pm

Os recordamos que ya podéis votar por este relato en nuestra página de Facebook:

http://www.facebook.com/foropuntodeportivo

Aquel relato que consiga más "Me gusta" ganará un desplazamiento para 2 personas para el próximo Murcia - Elche.
Saludos del equipo de Punto Deportivo.
Avatar de Usuario
Punto Deportivo
Punto Deportivo
Punto Deportivo
 
Mensajes: 1337
Registrado: Vie Mar 14, 2003 6:34 pm
Ubicación: www.foroelchecf.com


Volver a Material e historia del ElcheCF

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado