Zona 4 (por Bruce)

Zona 4 (por Bruce)

Notapor Punto Deportivo » Sab Feb 02, 2013 6:31 pm

Zona 4

por Bruce

Por aquel entonces yo tenía dieciocho años. Era la segunda vez que repetía 4º de la ESO y deseaba dejar los estudios de una vez para “buscarme algo”. Mi vida únicamente giraba en torno a los dos grandes amores que he tenido: Olivia, mi novia desde primaria y el Elche CF, equipo del cual llevo abonado desde que tengo uso de razón.

- ¡Por Dios Jorge, ponte a hacer algo de una vez! ¿Qué quieres ser el día de mañana?
- ¡Déjame en paz mamá, paso de lo que me digas!


Así pasábamos mis padres y yo la gran mayoría de los días, entre bronca y bronca. Un día, el instituto organizó una excursión a IFA, donde había por entonces montados puestillos de universidades de la zona y distintos trabajos. Lo vi como una buena oportunidad para encontrar algo que me gustara y poder abandonar de una vez los estudios. Me agradó la idea, pero esa semana apenas podía concentrarme en nada, el Elche volvía una temporada más y esta vez con uno de los proyectos más ilusionantes que se recuerda.

- ¡Date prisa papá, Olivia ya nos está esperando bajo!
- Ya voy hijo, ya voy.


“¡¡¡GOOOOOOL!!!” “¡¡¡GOOOOOOL!!!” Así hasta cuatro veces, el Elche comenzaba la temporada con un 4-2 ante la Ponferradina y se colocaba al frente de la tabla, posición de la que ya no saldría. Por la noche, Olivia y yo fuimos a las tascas a dar una vuelta con los amigos. Yo, tras la victoria del Elche solo pensaba ya en una cosa: la excursión a IFA del lunes. Y el lunes llegó.

Había que estar a las 8:30 en la puerta del instituto; yo, como de costumbre, llegaba tarde. Entramos y enseguida nos fuimos dispersando. Yo me fui con mi mejor amigo, Alfredo, el cual tenía dos años menos que yo y era un chico estudioso. Su objetivo era ser periodista en un futuro, así que acordamos que primero iríamos a ver los puestillos de las universidades para él y más tarde miraríamos lo mío. Alfredo enseguida las visitó todas y tomó nota de lo que le parecía más importante. Me tocaba a mí:

- Jorge, ¿Qué te parece bombero?
- Paso de quemarme el culo por nadie tío. - ¿Y policía?
- Mmm… es una posibilidad, pero vamos a seguir mirando mejor.

Así, pasaba el tiempo hasta que por fin vi algo que me llamó realmente la atención: academia militar. Sí señor, eso sí que era para mí: pasarme el día pegando tiros a diestro y siniestro y encima cobrando. Hablé con un chico que estaba en un puestillo, al cual no le costó demasiado convencerme. Me dijo que si realmente estaba interesado me pasara el jueves por sus oficinas, y en menos de un mes estaría alistado.

- ¿Que tal ha ido cariño, has visto algo interesante?
- No, nada del otro mundo… Lo normal vamos.


No quise decírselo a mi madre, sabía que intentaría quitarme la idea de la cabeza fuese como fuese, y para algo yo ya era adulto. Esa semana no fui a clase, no tenía ganas. Y llegó el jueves.

- ¿Jorge Carbonell?
- Aquí estoy.
- Pasa, pasa, ¿quieres beber algo?


Ese señor tan simpático me dio unos papeles que firmé sin ni siquiera mirar. Según él, eran meras formalidades. Si firmaba ese mismo jueves, a la semana ya estaría reclutado. Cuando llegué a mi casa me tocó contárselo a mi madre de una vez. Intenté adornárselo de la mejor manera posible, pero no pude convencerla; por desgracia para ella ya no había vuelta atrás. Mi padre mostró cierta indiferencia y Olivia lloró a raudales, aunque de poco servía ya, en una semana me encontraría en Almería, donde estaba la base que me asignaron. Ese sábado fui a ver al Elche por última vez en mucho tiempo. Tocaba el derby contra el eterno rival, el cual estaba más preocupado de los temas institucionales que de lo que sucedía en el campo. Celebramos la victoria por todo lo alto, sobre todo yo, ya que sabía que tardaría en volver a ver a mi Elche en directo. Y llegó el jueves.

- Hijo lleva mucho cuidado, no te metas en problemas.
- Tranquila mamá, estaré bien.


Le di un fuerte abrazo a mi padre y el mejor beso que recuerdo a Olivia. Así, entre las lágrimas de mamá y Oliva y el rostro de orgullo de mi padre, puse rumbo a Almería. De mi etapa en Almería hablaré poco: pasé dos semanas maravillosas; conocí a una gran persona como era Marcos Serrano “el Pichón”, el que a la larga se convertiría en mi mejor amigo. Dos semanas muy bonitas en las que hablaba con mi familia a diario y no me perdía ni un partido del Elche, que comenzaba la temporada como un cohete. Y pasaron dos semanas.

- ¿Jorge Carbonell?
- ¡Yo, señor!
- Toma, esto es para ti.
- ¿Qué es esto señor?
- Una orden por la cual te mandan de misión a Afganistán 6 meses.
- ¡¡¡¿QUÉ?!!!


Así era, me iba de misión a Afganistán 6 meses a hacer no sé exactamente qué. Me quejé a más no poder, pero no hubo manera, por lo visto en el maldito contrato ponía que se reservaban derecho de mandarme a donde quisieran. Le comuniqué la noticia a mis padres, a mi novia y a mis amigos. Todos lloraron, pero ya era tarde para llantos, en una semana me iba. Pasé una de las peores semanas que recuerdo, imaginándome como sería aquello. Y llegó el día.

Recuerdo que era un día muy soleado. Me llevaron a la base aérea donde un pequeño avión me esperaba, a mí y a unos 20 más. El viaje se me hizo cortísimo. Llegué allí: todo era un desierto, en 100 km. a la redonda no había nada más que nuestra base. Me mandaron a la zona 4, una nave enorme donde más de 1000 soldados cohabitábamos. Allí hice muy buenas migas con Palomares, un chico santanderino que lo pasó especialmente mal con el descenso de su Racing a Tercera, como él decía “a 2ªB por malos y a Tercera por ladrones”.

Pasaban las horas, días, semanas y meses. La sensación de que cada día podía ser el último era constante: en cada salida, en cada guardia, cada vez que te acostabas, podías morir. Hablaba dos veces a la semana con la familia y no me perdía ni un partido del Elche, ya fuera viéndolo o escuchando a Pacogó. Ascendimos a finales de abril con un margen bastante amplio, para celebrarlo invité a mis 10 mejores amigos y al general Capdevila a una merendola. Y llegó el día de mi cumpleaños.

- Carbonell, toma, esto es para ti.

Era un regalo. En la tarjeta ponía “Creemos en ti, nos has dado razones para ello. Solo dos meses más, enhorabuena cariño – Papá, mamá y Oliva”. No me lo podía creer: la equipación completa del Elche firmada por todos los jugadores y por Escribá, el cual añadió “¡FUERZA Y HONOR COMPAÑERO! Eso nos has dado tú”. No pude contener mi emoción. Enseguida llamé a casa.

- Muchas gracias por la camiseta papá, es el mejor regalo que me podríais haber hecho.
- De nada hijo, disfruta el resto de tu día, recuerda que estamos orgullosísimos de ti.


Así, con lágrimas en los ojos y mi nueva camiseta del Elche en las manos afrontaba los dos últimos meses en este infierno, con más fuerza que nunca, con la alegría de saber que yo era Elche CF.
Saludos del equipo de Punto Deportivo.
Avatar de Usuario
Punto Deportivo
Punto Deportivo
Punto Deportivo
 
Mensajes: 1336
Registrado: Vie Mar 14, 2003 6:34 pm
Ubicación: www.foroelchecf.com

Anuncio

Re: Zona 4 (por Bruce)

Notapor Punto Deportivo » Lun Feb 04, 2013 6:05 pm

IV Concurso de Relatos Futbolísticos Foro Punto Deportivo: "Zona 4" por Bruce.

Link en Twitter:
https://twitter.com/foroelchecf/status/ ... 3920999424

Link en Facebook:
http://www.facebook.com/foropuntodeport ... 9905783534

Os recordamos que solo los "RT" o "Me gusta" sobre estas publicaciones serán las que se contabilicen para las votaciones.
Saludos del equipo de Punto Deportivo.
Avatar de Usuario
Punto Deportivo
Punto Deportivo
Punto Deportivo
 
Mensajes: 1336
Registrado: Vie Mar 14, 2003 6:34 pm
Ubicación: www.foroelchecf.com


Volver a IV Concurso de Relatos Futbolísticos Punto Deportivo

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron